¿TIENES DUDAS?Contacta Conmigo


¿TIENES DUDAS?

Contacta conmigo


Tarta raw de limón confitado y anacardos

RECETA

Sin gluten, sin lácteos, sin soja
Para 1 ración

cp = cuchara de postre
cs = cuchara sopera
v = vaso

BENEFICIOS

Depurativa
Detox
Cicatrizante
Antibacteriano natural
Antioxidante
Acné
Anemia
Rica en ácido grasos esenciales

 

INGREDIENTS

210g de dátiles sin hueso
240g nueces
230 g anacardos remojados del día anterior
200g o 12cs de zumo de limón
Ralladura de dos limones
pizca de sal
150g sirope de agave
100g aceite de coco derretido
3 limones cortados en rodajas muy finas sin pipos
50ml agua
300ml sirope de agave o miel

La repostería saludable tiene infinidad  de posibilidades culinarias, la repostería cruda es una alternativa para poder disfrutar de pequeñas y dulces ambrosías. Para la receta de esta deliciosa tarta raw hemos combinados el poder nutritivo de los anacardos con el propiedades antioxidantes del limón, que además nos ayudará a metabolizar las grasas de los anacardos y absorber minerales.

La clave de la cocina cruda para mantener la salud está en no destruir las enzimas de los alimentos  que ayudan a la digestión, proceso que ocurre entre los 40 y 43 ºC. Para ello la dieta cruda se basa principalmente en el consumo de alimentos crudos, deshidratados o cocinados a temperaturas inferiores a 40º: frutos secos activados, granos germinados, frutas y verduras crudas.

 

Receta tarta crudivegana

 

Preparación

Trituramos los dátiles y nueces en la Thermomix, hasta obtener una textura arenosa y pegajosa.

Ponemos la masa en el molde para empezar a construir la base y laterales de la tarta. Con los dedos vamos aplastando y extendiendo la masas para poco a poco ir construyen una base fina.

Metemos en la nevera y dejamos reposar al menos 30 minutos. Reservamos.

Por otro lado trituramos  los anacardos, el zumo de limón, la ralladura de limón, sal, sirope de agave y aceite de coco en la Thermomix o batidora  de mano hasta obtener una textura suave.

Rellenamos la base con la crema de limón y dejamos reposar en la nevera al menos 30 minutos para que endurezca un poco la crema.

Para el limón confitado escaldamos 1 minuto los limones en agua caliente para quitarles el amargor. Colamos  y reservamos.

En una olla ponemos a calentar el agua junto con el sirope de agave y cuando empiece a hervir añadimos los limones. Cocemos durante aproximadamente 20 minutos a fuego medio, dejando que se consuma el agua para que se vayan confitando.

Retiramos del fuego, sacamos los limones y dejamos enfriar lo suficiente como para poder manipularlos.

Colocamos los limones sobre la tarta en círculos concéntricos y dejamos enfriar en la nevera toda la noche.

Servimos fría.

 

 

Barrita proteica de cañamo y cacao

Mochi en crema de amasake, limón y amapola

INSTAGRAM

WordPress Video Lightbox Plugin