¿TIENES DUDAS?Contacta Conmigo


    ¿TIENES DUDAS?

    Contacta conmigo


    Ensalada otoñal de moras silvestres, higos, cebolla caramelizada y rúcula

    RECETA

    Sin gluten, sin lactosa

    Para 1-2 raciones 

    cp = cuchara de postre
    cs = cuchara sopera

    BENEFICIOS

    Rico en vitamina C
    Flavonoides (quercitina)
    Antioxidantes
    Antiinflamatorio
    Rico en antiocianinas para mejorar la visión
    Su abundante fibra mejora el tránsito intestinal
    Diuréticas
    Cataratas
    Conjuntivitis
    Mala circulación
    Artritis
    Colesterol
    Estreñimiento
    Retención de líquidos
    Gripe
    Resfriado

    INGREDIENTS

    Ensalada:
    Un puñado de rúcula
    Un puñado de berros
    4 higos frescos (2 cortados en cuartos y 2 cortados por la mitad)
    1/2 v moras silvestres lavadas
    3 ajos negros laminados
    Moras para decorar

    Aliño:
    2cs de vinagre de manzana
    1cs de Tamari o salsa de soja
    1 cebolla caramelizada con su jugo de cocción:
    1 cebolla en rodajas finas
    2cs aceite de oliva
    3cs sirope de agave

     

     

     

     

    Cada año espero con entusiasmo la llegada de septiembre para poder salir a dar largos paseos por la sierra de Madrid y perderme entre “bosques” de zarzas para coger moras silvestres. Su sabor, textura y propiedades distan mucho de una mora de cultivo y podemos hacer con ellas todo tipo de recetas ya sean dulces o saladas.  Repetir cada año el ritual de volver a casa con una cesta llena de delicadas ambrosías negras, lavarlas, dejarlas secar y hacer con ellas conservas, fermentaciones, pasteles, guisos o ensaladas. Siempre podemos congelar una parte en pequeñas bolsas para poder utilizarlas durante el invierno.

    Esta depurativa ensalada pre-otoñal de moras e higos regenera nuestro organismo tras la oxidación del verano combatiendo la acción de los radicales libres y nos prepara para enfrentar el otoño: las moras son antioxidantes y fortalecen nuestro sistema inmune.

     

    Preparación

    Para hacer la salsa mezclamos el vinagre de panza con el tamari y reservamos.
    En una sartén ponemos a calentar el aceite, añadimos la cebolla y sofreímos unos minutos hasta que esté tierna. Añadimos el sirope y reducimos a fuego medio hasta que quede tierna, pegajosa y con un poco de salsa. Apagamos el fuego y añadimos la cebolla caramelizada y su jugo a la mezcla de vinagre y tamari. Reservamos el aliño.

    En un bol mezclamos los berros, rúcula, moras y 2 higos cortados en cuartos. Añadimos el aliño, mezclamos bien y decoramos con las moras, higos cortados en mitades y ajo negro. Servimos inmediatamente.

     

     

     

     

    Kimchi: El chucrut coreano

    Cebollitas moradas agridulces al horno

    Borscht vegano con zanahoria morada

    INSTAGRAM

    WordPress Video Lightbox Plugin